En octubre de 2019, la norma NOM-035-STPS-2018 sobre factores de riesgo psicosocial de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) entrará en vigor y obligará a las empresas mexicanas a identificar, prevenir y evitar los agentes de riesgo que perjudican la salud mental de sus colaboradores.

La presencia de factores de riesgo psicosociales es un indicador de que hay algo mal en la empresa, por ello, la nueva legislación les exigirá a las instituciones y a los gobiernos, fortalecer la seguridad y salud en el trabajo a través de políticas y estrategias con un enfoque preventivo, aunque la mayoría aún no están listas para brindar esta protección a los trabajadores. Una jornada laboral justa no debería ser preocupación para las empresas hasta que una reforma constitucional las obligue a respetarla. Si la cantidad de horas de trabajo afectan a sus colaboradores, deben modificarlos para así evitar daños a la salud y, por ende, a la organización.