Las empresas empiezan a implementarlo en sus procesos de reclutamiento. El objetivo de dichas investigaciones es corroborar la información que sus candidatos proporcionan en sus currículos y previas entrevistas.

Son aplicados regularmente durante los últimos filtros del proceso de selección y básicamente consiste en una visita domiciliaria, llenado de formulario y cotejo de información y documentos.